Introducción

El hecho de saber conducir un automóvil no le hace a la persona mecánico. Del mismo modo, para ser traductor o intérprete, no basta con dominar dos idiomas. Se requiere además de una formación especial y mucha experiencia. Con una buena traducción, el lector recibe el mensaje como si el original hubiese sido escrito en el idioma objetivo.

Los servicios ofrecidos incluyen la traducción y localización, así como la revisión de textos. Peter trabaja entre castellano e inglés, pero puede recomendar otros colegas en caso de requerir de idiomas adicionales. A fin asegurar la calidad de la traducción, se emplea tecnología de punta.

Revisión de Textos

Hay diversas actividades de revisión de textos, que a veces se confunden:

  • Edición: Un editor analiza la estructura y el orden general de un documento, la eficacia de cada párrafo en apoyar su tesis y la congruencia de cada oración con sus propósitos. Con frecuencia el contenido de un documento sufre una reorganización y reducción sustancial durante su edición, por lo que es preferible completar este proceso antes de su traducción.
  • Corrección Terminológica: Por lo general es realizada por un perito en la materia, quien asegura que se empleen las acepciones de uso común en su especialización. No se detiene en los errores gramaticales, pues éstos serán corregidos en el siguiente paso. El perito luego devuelve el documento al traductor para su aceptación o rechazo de los cambios propuestos.
  • Corrección Gramatical: En esta revisión se buscan errores gramaticales, ortográficos, tipográficos, de puntuación, etc. Los correctores automáticos identifican la mayoría de errores y el traductor revisa además su propio trabajo antes de entregarlo al cliente. Sin embargo, para documentos destinados a su publicación, se recomienda su revisión por “otro par de ojos”, nativo en el idioma de la traducción, quien domine su gramática y sintaxis.

Servicios de Traducción

En la traducción se trabaja con textos escritos, plasmando el sentido en el ‘idioma de origen’ al ‘idioma de destino’. No se trata de simplemente reemplazar las palabras de un idioma a otro, sino de transmitir el estilo, tono e intención del texto. Una buena traducción parece haber sido escrito originalmente en el idioma de destino y se ajusta al público objetivo.

  • Directa: Se traduce el texto atendiendo principalmente a la precisión en plasmar el sentido del original al idioma objetivo, como en el caso de los documentos técnicos y legales.
  • Literaria: La traducción literaria es un trabajo más creativo, en el cual se procura alcanzar el mismo efecto estético e impacto emocional del original, aunque sea necesario para ello sacrificar un apego más estricto al original.
  • Localización: Es más que la traducción, pues abarcas todos los ajustes lingüísticos y culturales necesarios para adaptar los contenidos a otro país, región o idioma. Es de uso más frecuente en los sitios Web y la publicidad, para lo cual el traductor trabaja en equipo con diseñadores gráficos, publicistas y otros.
  • Utilitarios: Los traductores serios no suelen utilizar programas de traducción automática, pues en su actual estado de desarrollo, toma más tiempo corregir el resultado que traducir el texto de nuevo. Lo que sí utilizan son herramientas de ‘memoria de traducción’ que recuerdan cada frase o sección traducida. Esto ahorra tiempo al traducir textos repetidos o similares, y asegura la consistencia terminológica al realizar varios trabajos por el mismo cliente o con un equipo de traductores.


En la traducción se trabaja con textos escritos, plasmando el sentido en la ‘lengua de origen’ a la ‘lengua de destino’. No se trata de simplemente reemplazar las palabras de un idioma a otro, sino de transmitir el estilo, tono e intención del texto. Una buena traducción parece haber sido escrito originalmente en la lengua de destino y es apropiada para su audiencia objetivo.

· Directa: Se traduce el texto atendiendo principalmente a la precisión en plasmar el sentido del original al idioma objetivo.

· Literaria: La traducción literaria es un trabajo más creativo, en el cual se procura alcanzar el mismo efecto estético e impacto emocional del original, aunque sea necesario para ello sacrificar un apego más estricto al original.

· Localización: Es más que la traducción, pues abarcas todos los ajustes lingüísticos y culturales necesarios para adaptar los contenidos a otro país, región o idioma. Es de uso más frecuente en los sitios Web y la publicidad, para lo cual el traductor trabaja en equipo con diseñadores gráficos, publicistas, etc.

· Utilitarios: Los traductores serios no utilizan programas traducción automática, pues toma más tiempo corregir el resultado que traducir el texto de nuevo. Lo que sí utilizan son herramientas como Trados™ que generan una memoria de cada frase o sección traducida. De este modo se ahorra tiempo la próxima vez que se encuentra con una frase similar y se asegura la consistencia terminológica al trabajar repetidas veces con un mismo cliente.